Mamoplastia, qué es y qué tipos de implantes mamarios existen en la actualidad

Mamoplastia, qué es y qué tipos de implantes mamarios existen en la actualidad

El aumento de senos o la mamoplastía de aumento, consiste en el implante de mama o el injerto de grasa, con el objeto de aumentar el tamaño, cambiar la forma, o alterar la textura de los pechos. También puede ser la reconstrucción primaria de la mama después de la mastectomía, por cáncer, o bien para corregir defectos congénitos de la mama o defectos congénitos de la pared torácica. Si quieres saber más sobre la mamoplastia, así como los mejores centros para hacerse esta cirugía, continua leyendo este artículo.

La mamoplastia y sus tipos

La Mamoplastia de aumento es una cirugía sencilla que sirve para aumentar el pecho, así como para realzar su contorno. Es una de las operaciones de cirugía estética más comunes actualmente, de hecho, en la clínica Artestética, en Albacete se han realizado con éxito en innumerables ocasiones.

En esta clínica son especialistas en tratamientos de estética con y sin cirugía y siempre utilizan la tecnología más vanguardista para ofrecer los mejores resultados a sus pacientes. Todos nuestros tratamientos pasan pruebas exhaustivas donde comprobamos su eficacia y descarta, aquellos que no superan un alto nivel de calidad, seguridad y durabilidad en el tiempo. A la hora de pasar por una operación de cirugía estética, no conviene elegir a la ligera, y Artestética es a día de hoy, todo un referente en el campo de la estética.

En principio, la mamoplastia se usa para mejorar el aspecto de pechos pequeños, equilibrar una diferencia en el tamaño de los senos, como cirugía reconstructiva o para corregir una reducción de mamas, algo habitual tras el embarazo o la lactancia.

Hay tres tipos de implantes según el material con el que están construidos. Así tenemos:

1. implantes de solución salina

2. implantes de silicona rellenos de gel de silicona viscosa

3. implantes de composición alternativa, llenos de rellenos diversos, como puede ser el aceite de soja.

En cuanto a la forma, en la actualidad existen dos tipos principalmente:

1. Redondos

Son unos tipos de implantes que colocados de forma vertical, son igual de anchos tanto en la parte superior como en la inferior.

2. Anatómicos

Tienen forma de gota, es decir más anchos en la base y aportan un aspecto más natural, ya que en que se parecen más a los pechos sin operar.

La técnica

Es una operación muy sencilla. Ser realiza una pequeña incisión en la que se introduce la prótesis. Y para ellos se pueden emplear diferentes incisiones:

1. Periareolar, que es la que se realiza en el borde de la mitad inferior de la areola.

2. Axilar, se hace a nivel de la axila o a nivel del pliegue por debajo de la mama.

Será el especialista la persona encargada de tomar está decisión, en función del efecto esperado por la paciente.

El tamaño de la incisión es mínimo, por lo que apenas quedará cicatriz. En esta incisión es donde se alojará la prótesis, debajo del tejido mamario o del músculo pectoral.

Por norma general, la operación se hace con anestesia general, dura de 1 a 2 horas y los resultados son inmediatos. En 24 horas, la paciente volverá a su casa. Durante ese tiempo, permanecerá hospitalizada y siempre bajo vigilancia médica. Estos tratamientos son realizados por especialistas altamente cualificados con titulación y número de colegiado, avalados por su experiencia y reconocimiento médico.

Los riesgos de la mamoplastia

A pesar de ser una operación de cirugía estética muy sencilla y una de las más seguras que hay, la mamoplastia no está exenta de riesgos. Al tratarse de una operación de cirugía, presenta los mismos riesgos que la cirugía, como pueden ser la reacción adversa a la anestesia, hematomas (sangrado post-operatorio), seroma (acumulación de líquido), infección de la herida.

Entre otras complicaciones podría aparecer dolor de pecho, sensación alterada, impedir la función de lactancia, las arrugas visibles, la asimetría, el adelgazamiento del tejido mamario, symmastia…

Se han dado casos en los que una operación de estética ha tenido consecuencias desastrosas para la paciente, por eso, es vital elegir una buena clínica. Algunas, ofrecen auténticas gangas, que raramente lo son, y al final, lo barato sale caro. Por tu seguridad, elige bien.

Deja un comentario