La Navidad también es para disfrazarse

La Navidad también es para disfrazarse

Estamos a un paso de la Navidad y eso se nota. Se nota en cualquiera de las calles de cualquier municipio de nuestra geografía y de la de tantos y tantos países a lo largo y ancho de todo el mundo. También se nota en las caras de la gente, una gente que, desde luego, ha esperado por muchas razones la llegada de un periodo del año como lo es la Navidad, en el que la familia juega una labor muy importante y sin la cual esta celebración no sería lo mismo ni mucho menos.

Dicen que la Navidad es uno de los miembros del año en los que más sentimentales nos ponemos. Pero la verdad es que esta época no es solo sentimiento. También es disfrute y, en esta labor, entran especialmente personas como lo son los niños y los adolescentes. La Navidad es una etapa en la que, desde luego, la diversión y los momentos de ocio deben ser parte de nuestro día a día. De lo contrario, algo no estamos haciendo bien.

Normalmente, cuando hablamos de Navidad no se nos viene a la cabeza la palabra “disfraz” como suele pasar en el caso de Carnaval o Halloween. En estas dos celebraciones la relación es mucho más obvia, pero en Navidad lo único que se nos ocurre es ponernos un gorro de Papá Noel y poco más. Y es una pena, porque la enorme cantidad de personajes que están asociados a la Navidad es bastante más grande que el que se puede asignar al Carnaval o a Halloween. Y eso nos ofrece una capacidad para elegir que es total y absoluta.

Sin embargo, la Navidad está comenzando a ser, poco a poco, una dura competencia en lo relativo a los disfraces para las dos festividades que mencionábamos con anterioridad. La verdad es que es cada día, la gente, y más en un país en el que tenemos tanto sentido del humor como en España, está empezando a ser consciente de la alegría que transmite un simple disfraz y todo lo que está relacionado con él. No cabe la menor duda de que un elemento así es lo más adecuado para vestir con una sonrisa los días de la gente en Navidad.

Cada vez más personas conciben la Navidad como una época ideal para disfrazarse. Y tiene que seguir siendo así, porque no hay otra manera mejor de fomentar el espíritu navideño y el entusiasmo de los niños en un momento como tal. La opinión de la gente en la actualidad gira en torno a esa idea y es por eso por lo que, según nos han contado recientemente desde La Casa de los Disfraces, cada vez son más originales los trajes y vestidos de este tipo que se adquieren en las fechas previas a este evento para tratar de endulzarlo si cabe un poco más.

Una característica más de una época como la Navidad

No hay una época en todo el año que guarde más características propias que la Navidad. Es la fecha del año en la que, en lo que a gastronomía se refiere, apostamos por turrones, polvorones, chocolates y demás dulces además de jamones o quesos. Esta es además una época propicia para canciones populares como lo son los villancicos. También para la realización de eventos populares como la misa del Gallo y para la reunión de familias que durante los demás meses del año permanecen separadas por cientos (y en ocasiones miles) de kilómetros.

¿Qué mejor manera de hacer todavía más atractiva y característica la Navidad que con los disfraces? La originalidad está creciendo y ya muchos y muchas van más allá de los tradicionales Papá Noel o los Reyes Magos. Se trata de un buen momento para organizar un concurso de disfraces, algo que parece ser cosa solo de Carnaval y Halloween pero que se adaptaría a la perfección a un momento del año como resulta ser la Navidad. Es probable que a muchos y muchas les hiciera ilusión participar en un asunto así.  No hablamos de ganar, sino de participar. Navidad no es para competir y la gente lo sabe.

La Navidad, por muchos años que pasen y los cambios que se puedan llegar a producir en cuanto a tendencias, va a seguir siendo una de las épocas con mayor afluencia de generosidad y buen ambiente de todo el año. Siempre hay cosas que pueden resultar óptimas para mejorar y convertir estas semanas en algo agradable para todos. Y un elemento que resulta tan simple pero al mismo tiempo tan divertido como un disfraz siempre es una buena alternativa para ello. Teniendo esto en cuenta, ¿por qué no apostar por uno de ellos para los días tan especiales que se nos avecinan?

Deja un comentario