El contexto español no ayuda a formar familias

El contexto español no ayuda a formar familias

En los últimos años son habituales las noticias que nos alertan sobre  el envejecimiento de la población española, o lo que es lo mismo, el bajo índice de nacimientos frente al aumento de la edad de la mortalidad en las personas mayores.

De todos es sabido que formar una familia hoy en día es complicado, se requiere de una estabilidad difícil de conseguir hoy en día, no solo se trata de conseguir un trabajo medianamente estable, como si fuera poco, sino que obviamente también requiere de un hogar estable, cosa que como sabemos, se ha vuelto harto difícil pues los jóvenes y no tan jóvenes cada vez son más nómadas, rebotando de un piso de alquiler a otro, y eso en el mejor de los casos, pues como es por todos conocido lamentablemente, los precios de los alquileres han vuelto a despuntar y en algunas ciudades no es que sea imposible comprar, es que es imposible alquilar, por lo que la mayoría acaba compartiendo casa y rentando habitaciones.

El contexto no ayuda a formar una familia

Con este contexto de precariedad laboral, y falta de estabilidad, formar una familia resulta bastante complicado por no decir imposible. El triste panorama obliga a las parejas a posponer sus deseos de formar una familia mientras esperan que la situación mejore, esto puede suceder o tristemente no suceder y al final uno se enfrenta al hecho de que va dejando pasar los años y cada vez es más complicado eso de ponerse a tener hijos pues nuestro cuerpo no va a responder igual con veinte años que con 35 o 40. Es en ese momento cuando te enfrentas a la realidad y te das cuenta de que das el paso sí o sí, o ya no lo darás y es entonces cuando la realidad golpea.

Son muchas las parejas que lo intentan y no pueden lograr tener hijos por sus propios medios ya que aunque sigan siendo jóvenes, en cuestiones de reproducción y genética, el reloj biológico cuenta y mucho, tanto para ellos como para ellas. Pero no solamente personas que han esperado demasiado tiempo son los que acuden a las técnicas de reproducción asistida, también existen personas que quieren formar familias monoparentales o personas del mismo sexo. Sea cual sea el tipo de familia, esto se traduce en un gran porcentaje de personas que demandan estos servicios, hoy en día está a la orden del día, y hables con quien hables todo el mundo tiene un caso cercano.

Además estas cifras se ven incrementadas por el factor extranjero. Resulta que España, líder y vanguardista en las técnicas de reproducción asistida, además tiene una legislación adelantada en algunos aspectos que otros países no tienen, por decirlo de algún modo, ofrece facilidades que los países de origen de los clientes extranjeros no cumplen. En nuestro país está permitido que una persona no residente pueda acceder a los tratamientos de reproducción en clínicas privadas, a esto hay que sumarle que Europa tiene una legislación muy restrictiva con la recepción ovocitaria y en algunos países las donaciones de gametos no son anónimas, por todas estas razones se dice que España es un país líder en turismo reproductivo.

La Ovodonación es la técnica más demandada por extranjeros en España

Dentro del abanico de técnicas de reproducción asistida, el tratamiento con mayor demanda, tres de cada cuatro parejas extranjeras lo solicitan, es el de la ovodonación debido a que está prohibido en algunos países europeos o según los casos, con restricciones. En Francia por ejemplo el límite de edad de la mujer receptora está en 43 años y no está permitido el tratamiento para madres solteras o lesbianas. Por otra parte en Inglaterra o Portugal, la donación anónima no se encuentra contemplada y luego tenemos el caso de Alemania o Austria donde directamente la ovodonación está prohibida.

Otro aspecto que hace que la ovodonación sea altamente demandada en nuestro país es el hecho de que el embarazo resulta cuatro veces más probable que en cualquier otra técnica debido a la alta calidad de los óvulos especialmente seleccionados. Pero lamentablemente el aumento de la demanda de esta técnica ha acarreado un problema, el de la falta de oferta, por decirlo rápidamente, no se producen tantas donaciones como demanda de óvulos por lo que las clínicas privadas se ven rebasadas por los clientes que huyen de las listas de espera de la Seguridad Social. En las clínicas privadas los clientes encuentran diferentes servicios y técnicas, así como biobancos propios con los que trabajan dichas clínicas, IVIDona es una red de clínicas de ovodonación del Instituto Valenciano de Infertilidad que se dedica a la labor de captación de donantes para satisfacer esa demanda de tantas y tantos tipos de familia deseosos de conseguir el anhelado embarazo.

Deja un comentario