Se puede comer sano durante las celebraciones

Se puede comer sano durante las celebraciones

Las celebraciones son momentos en los que compartimos con nuestros seres queridos y por lo general, la comida es uno de los puntos focales de la planificación de una reunión o celebración, pero eso no significa que lo que se ofrezca para comer, no sea sano y mucho menos que no tenga la mejor calidad.

Para hablar sobre la comida sana y de calidad, contamos con la experiencia de La Frolita, quienes tienen más de 10 años en el mundo del catering y pueden explicarnos cómo hacer de las celebraciones un día en el que se coma delicioso y sin excesos que puedan hacernos daño.

Cuando nos referimos a comida sana, no nos referimos a hacer dietas o a quitarnos todo aquello que nos gusta y que es especial de las celebraciones, nos referimos a hacer de nuestros platos favoritos, unos más saludables, sobre todo en fechas en que los excesos son el pan de cada día. Pero, no tiene por qué ser así. Independientemente del motivo que queramos celebrar, podemos convertir estas actividades en fiestas más saludables y utilizarlas para fomentar unos hábitos adecuados a los asistentes sin importar la edad.

Consejos generales

Como mencionamos antes, no hablamos de quitarnos los platos típicos de las navidades, Semana Santa, bodas, bautizos, sino de hacerlos más sanos y que nos permitan disfrutarlos sin sentir culpa o sin tener esa sensación de pesadez. Por ello, compartimos con ustedes los siguientes consejos:

  • La moderación es la clave: darse un gusto no le hace daño a nadie, así que ¡anímese! Sin embargo, no olvide la siguiente fórmula: disfrute de las delicias de las fiestas en porciones más pequeñas, cuando pueda sustituya alimentos por otros saludables y planifique comidas de celebración que también sean saludables con antelación.
  • Frutas y verduras de temporada: Agregan sabor, color y nutrientes a los platos favoritos de la temporada. Además, la ayudarán a sentirse más satisfecha durante más tiempo para evitar la tentación de comer demasiado.
  • Atención a las calorías: No nos malinterpreten, no se refiere a contar calorías, sino a saber dónde se esconden los excesos de calorías, sodio, grasas saturadas y azúcares añadidos en los alimentos y bebidas tradicionales de las festividades, y realice cambios sencillos para evitarlos.
  • Actividad Física: Es evidente que durante las fechas de celebración, hay muchas más horas de descanso y estamos propensos a la inactividad. Sin embargo siempre se pueden sumar actividades recreativas que nos mantengan en movimiento y que nos ayuden a quemar esos excesos.
  • Hidratación constante: Recuerda beber ocho vasos de agua al día. Se trata de un hábito muy beneficioso que debes mantener durante las fiestas, pues facilita el tránsito intestinal, hidrata el organismo y previene la deshidratación producida por el alcohol. También puedes ingerir infusiones, sopas y zumos naturales, pero, en la medida de lo posible, evita los refrescos.
  • Cuidado con los postres: Puedes consumirlos pero sin excesos, hazlo sólo en la comida o cena de celebración, y no repitas, de esta manera, evitarás el exceso de azúcar. Para evitar caer en la tentación de picar entre horas, guarda los dulces en un lugar donde no estén captando tu atención constantemente.
  • Atención con la sal: Pues provoca retención de líquidos, además de aumentar el riesgo de hipertensión. Para no restar sabor a las comidas, se puede recurrir al apio, las especias o las hierbas aromáticas. También se deben evitar los alimentos precocinados, en conserva o enlatados, debido a su alto contenido en sal.

¿Cómo actuar cuando somos los anfitriones?

Durante las fiestas en muchas oportunidades somos quienes planificamos la celebración y quienes debemos concretar el menú para nuestros invitados. Teniendo en cuenta esto, y buscando hacer de nuestras comidas especiales unas más sanas, podemos darles las siguientes recomendaciones:

  • Compra inteligente: Para poder comprar de forma inteligente, debemos planificar el menú con antelación, de esta manera podremos no solamente saber qué se va a ofrecer, sino que podremos comprar con tiempo y sin apuros todo lo que necesitamos. Leer las etiquetas y elegir alimentos más saludables, sólo lo podremos hacer si tenemos el tiempo para ello. Por esa razón, la planificación debe tomarse su tiempo, al igual que las compras.
  • Frutas y vegetales: En puntos anteriores hablamos de la importancia de consumirlas para evitar los excesos durante las celebraciones, pero es mejor cuando las agregamos al menú de forma que se conviertan en acompañantes o en protagonistas. Las frutas y vegetales no son aburridas y sólo necesitan de una preparación más cuidadosa para hacerlas brillar.
  • Disminuir la grasa: Es evidente que muchas de las comidas que consumimos durante las celebraciones tienen mucho contenido graso, sin embargo, podemos sustituir los aceites y convertirlas en comidas más sanas siguiendo estas recomendaciones:
  • Reemplace 1 huevo por 2 claras de huevo para reducir el colesterol.
  • En lugar de aceite, margarina o mantequilla en productos horneados, puedes sustituirlo por compota de manzana para reducir la grasa.
  • Siempre use versiones sin grasa de ingredientes cremosos como yogur, crema agria o cobertura batida.
  • Use quesos bajos en grasa en guisos y ensaladas.

¿Cómo actuar cuando somos los invitados?

Ahora bien, cuando somos los invitados y queremos consumir alimentos lo más sanos posible durante las fiestas, debemos tomar en cuenta lo siguiente:

  • No coma menos el día de una fiesta, para comer mucho más tarde. Consuma comidas pequeñas y regulares durante todo el día, evitará que tenga demasiada hambre y coma en exceso durante el evento.
  • Si le preocupa resistirse a los alimentos deliciosos pero no saludables en el evento, coma un refrigerio nutritivo antes de salir de casa. Le quitará el apetito y evitará que coma en exceso.
  • Utilizar un plato pequeño es importante, pues según varias investigaciones tendemos a llenar nuestros platos, sin importar su tamaño, si se elije un plato pequeño, es menor la porción que se puede servir en él. Procure servir su propio plato si no pudiera hacerlo, hable con el anfitrión de la fiesta y dígale las cantidades de cada alimento que puede consumir.
  • Llene su plato con vegetales, frutas, ensaladas verdes y carnes magras, si ve algún platillo al que no se pueda resistir pero que sabe contiene muchas calorías, consúmalo en poca cantidad.
  • Cuando llegue a la fiesta, comience con una bebida baja en calorías y sin alcohol, como agua con gas o un refresco dietético, de esta manera ayudará a calmar su sed, sin cometer excesos. Es importante alternar las bebidas alcohólicas con las no alcohólicas durante toda la noche. Las porciones recomendadas para las bebidas alcohólicas son un trago para la mujer y dos para los hombres. Evite mezclar los licores con bebidas carbonatadas o jugos, es preferible tomarlos con agua o hielo. Así mismo, hay que tener cuidado con el exceso de tabaco que suele ir ligado a las copas y momentos sociales de estas fechas; si se es fumador, al menos trata de no incrementar mucho el hábito y ponte la meta de dejarlo lo antes posible.
  • Cuando coma, hágalo de forma consciente, tómese el tiempo para saborear lo que está comiendo y disfrute de los alimentos sin apuros.

Actividad física durante las fiestas

En el apartado de consejos generales, tocamos muy brevemente la importancia de mantener la actividad física durante las fiestas, sin embargo, es un punto al que podemos y debemos dedicarle un poco más de relevancia a este punto particular, prestando especial atención a lo siguiente:

Mantenerse activo es fundamental para el control de peso y para mantener a raya los factores de riesgo asociados al sedentarismo. Aunque el ejercicio físico, adecuado a la edad y a la condición de cada uno, debe realizarse de manera regular. El ocio en familia, en forma de paseo, de encuentro deportivo o de cualquier otra actividad en el exterior, deportes de invierno según nos encontremos, o cualquier actividad física, nos mantendrá activos.

Evitar la pérdida de forma física es uno de esos motivos por los que seguir moviéndose durante las fechas festivas. Hay algunos estudios que sugieren que no se debe hacer un parón de actividad física si no queremos ver cómo afecta la falta de ejercicio a nuestra masa muscular, la cual se reduce al mismo tiempo que se incrementa la masa grasa en el organismo. Mantener la actividad física durante fechas de celebración, nos ayuda a:

  • Mantener el hábito: continuar con ello es crucial para conseguir cualquier objetivo, ya sea mantener una buena salud, perder peso o no ganarlo.
  • Mejor eficiencia metabólica: favorece la mejor distribución de los nutrientes, evitando una mayor acumulación de grasa.
  • Mejorar el balance calórico: el ejercicio es también un apoyo importante para tener un balance calórico consecuente con nuestros objetivos.

Es evidente que en las fechas festivas solemos ser mucho más permisivos con lo comemos y también con las rutinas diarias, pues son momentos que utilizamos para pasar tiempo con nuestros seres queridos y en los que nos concentramos en poder obtener los mejores recuerdos, sin embargo, esta no es una excusa para no alimentarse sanamente. Lo importante es poder disfrutar de todo lo que nos gusta, sin perjudicar nuestra salud, y todo eso se puede lograr, tomando el cuenta y cambiando pocas cosas que sólo nos ayudarán a estar más sanos, sin grandes sacrificios.

Deja una respuesta