Problemas psicológicos derivados del coronavirus: un peligro del que todos tenemos que ser conscientes

Problemas psicológicos derivados del coronavirus: un peligro del que todos tenemos que ser conscientes

Llevamos más de medio año conviviendo con el coronavirus y tiene pinta de que la pandemia se va a extender durante bastantes meses más. Algunos expertos apuntan que no solo se va a rebasar el año de duración desde el inicio de la pandemia hasta que salga una vacuna efectiva, sino que esa duración va a estar mucho más cerca de los dos años. Como podréis deducir, todos los riesgos relacionados con esta enfermedad se van a multiplicar por el simple paso del tiempo. Y esto no solo va a traer consecuencias desde el punto de vista físico de las personas. 

En efecto, la duración de la enfermedad va a traer consecuencias también en el plano mental. De hecho, este tipo de problemas ya están ocurriendo en la actualidad entre muchas personas. Las restricciones a las que estamos sometidos desde hace meses, unidas a la falta de visos de mejora a nivel general está provocando que se generen problemas como la ansiedad o la depresión, que constituyen un factor de riesgo máximo para la salud mental de los seres humanos. Estamos hablando de algo que ya está más que comprobado y que se han encargado de comprobar expertos en salud de todo tipo. 

Una noticia propiedad del portal web Gaceta Médica hablaba sobre las consecuencias que está dejando el Covid-19 entre la población española. Uno de los males más importantes que caracteriza a esta enfermedad es que ha cambiado por completo la manera de relacionarnos, algo que en un país como el nuestro es realmente importante. Por otra parte, el coronavirus también ha hecho posible que la ansiedad se cronifique, elevando de este modo los riesgos derivados de un problema como este al máximo exponente. No estamos hablando de un asunto que deba ser considerado como una consecuencia menor del virus ni mucho menos. 

Otra noticia, en este caso publicada en el portal web del diario La Vanguardia, indicaba que el coronavirus ha hecho que, en los últimos meses, hayan aumentado de una manera drástica las tasas de ansiedad o depresión. Esta es una realidad que está afectando a muchas personas y a muchas familias y que, por desgracia, no está siendo prioritaria para ninguna administración pública en los momentos en los que nos encontramos. Hay mucha gente que necesita ayuda en este sentido y que merece el máximo de los respetos. 

Que el coronavirus no se expanda más de lo que ya está es una de las prioridades absolutas de todos los gobiernos mundiales a día de hoy. Pero también debería ser una prioridad para ellos velar por todas esas personas que están sufriendo los efectos psicológicos de un virus tan malévolo como este. Desde Psicólogo Zaragoza nos han comentado que son muchos los casos de ansiedad o depresión graves que se están produciendo por toda la geografía española a día de hoy y piden que tengamos más en cuenta que nunca los riesgos que entraña este tipo de problemática. 

Un mal que afecta a todo tipo de personas 

No hay una receta que nos diga cómo hay que ser para evitar las consecuencias psicológicas que nos hace padecer el coronavirus. Este tipo de males afectan a personas de toda índole: ricos, pobres, hombres, mujeres, de una tendencia política, de otra… Todos y todas somos carne de cañón en lo que respecta a este tema y tenemos que estar preparados para combatir todas aquellas secuelas psicológicas que podamos desarrollar a causa de una más qué difícil adaptación a eso que ahora llamamos nueva normalidad. 

Los psicólogos han notado un incremento de la necesidad de sus servicios en la sociedad. Muchas de las personas que nunca antes habían acudido al psicólogo lo hacen ahora por causa de la reducción del número de relaciones sociales que se ha producido en los últimos meses y también a causa del dolor que ha supuesto la pérdida de un familiar al que, como consecuencia de las circunstancias, no se le ha podido dar un último adiós como realmente se hubiera merecido. Imaginaos lo que puede llegar a ser perder a un padre o a una madre así. Muchos de vosotros y vosotras habréis sentido de cerca lo que es esto y el daño psicológico que produce. 

No sabemos hasta cuándo vamos a estar así. Tiene pinta de que no derrotaremos al coronavirus hasta dentro de bastante tiempo. Para que la vacuna se descubra, se compruebe y se distribuya hacen falta muchos meses. Hasta entonces, hay que mantenernos a salvo no solo del virus en sí, sino también de todos sus efectos para la salud mental humana. De esa manera, estaremos un pasito más cerca de vencerlo y de terminar así con una de las amenazas más grandes que ha sufrido la sociedad moderna en lo que llevamos de siglo XXI.

Deja una respuesta