Tener una dentadura joven y atractiva después de los 40

Tener una dentadura joven y atractiva después de los 40

Estar guap@s no solo es la obsesión de jóvenes y adolescentes y en la actualidad, todo el mundo, independientemente de su edad, sexo o condición social, desea presentar una buena imagen, moderna, actual y atractiva. Las redes sociales han contribuido, en cierta medida al aumento de la preocupación por el físico y la belleza y hoy, son muchas las personas que se fotografían luciendo la mejor de sus sonrisas.

Es por esto, que en gran parte de la población, se ha despertado un gran interés por mostrar una buena dentadura, blanca y alineada, y los tratamientos estéticos están cada vez más demandados.

Pero la exigencia de presentar una buena imagen va mucho más de las redes sociales y los selfies y en la actualidad, de ello, incluso puede llegar a depender un puesto de trabajo.

Una bonita sonrisa constituye la mejor tarjeta de presentación, pero no es eterna. El paso de los años contribuye enormemente al deterioro de los dientes. Mejorar la imagen de los mismos es, en muchos casos, una cuestión de salud bucodental. Una mala salud de los dientes y encías puede provocar, además, dolores de espalda, de cabeza o de mandíbula.

La ortodoncia no es una cuestión de edad

En el pasado, llevar ortodoncia era más propio de l@s jóvenes y adolescentes, pero en la actualidad, cada vez son más las personas de 40, 50 o 60 años, que acuden a las clínicas dentales para hacerse un tratamiento de ortodoncia. Esto nos lo confirman en la clínica dental Blanc, odontología, cirugía maxilofacial y estética. A esta consulta, acuden cientos de personas mayores de 40 años con problemas con la alineación en sus dientes y que quieren corregir las malposiciones de los dientes y de los huesos maxilares, así como los problemas derivados de la mala mordida.

En Blanc, cuentan con distintos tipos de tratamientos de ortodoncia, desde los brackets tradicionales al Invisalign, dirigidos a la rehabilitación de la funcionalidad y la estética de la boca, al mismo tiempo que mejora el estado de salud integral del paciente, subsanando los trastornos de la oclusión y la masticación y previniendo otros problemas derivados de los mismos, como las enfermedades periodontales o las caries. Una alineación dental y una mordida correctas consiguen rebajar la tensión asociada a los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM).

Si tienes los dientes tan juntos que incluso te cuesta cepillártelos bien, si padeces dolores de mandíbula, dolor de cabeza o dolores cervicales recurrentes, podrían estar relacionados con una maloclusión. Además, la ortodoncia ayuda a prevenir las caries, el desgaste de piezas dentales, o la enfermedades periodontal o gingivitis.

Pero, antes de comenzar el tratamiento de ortodoncia, el especialista estudiará cada caso personalmente a fin de descubrir si la ortodoncia es el más adecuado para cada uno de ellos. Así, estudiará la posible interferencia de medicamentos, la existencia de enfermedades, la viabilidad según la densitometría ósea del paciente, entre otras cosas.

Y en cuanto al precio, los más baratos son los brackets metálicos, y además, tiene la ventaja de ser un tratamiento rápido, y en la actualidad existen distintos modelos con diferentes formas y tamaños. En un punto intermedio están los brackets de cerámica o de polímero. Y por último, está el invisalign, un tipo de ortodoncia, prácticamente invisible, apenas se ve, y por eso es la opción favorita de las personas mayores de 40 años. Además, al ser extraíbles, se pueden quitar para comer o cepillarse los dientes, favoreciendo la higiene en el interior de la cavidad oral. Igualmente, se pueden quitar en caso de que las circunstancias del momento así lo requieran. Por ejemplo, si quieres salir de fiesta y no quieres que nadie se fije en que llevas ortodoncia, pues sencillamente te la quitas y punto.

Tipos de ortodoncia

  1. Los brackets metálicos, que se adhieren a la cara externa de los diente y se fijan unos alambres mediante ligaduras. Es el tratamiento más recomendable si existen problemas de malposiciones dentales y maloclusión, apiñamiento de dientes y sobremordidas.
  2. Los brackets estéticos están confeccionados con plásticos y cerámicas, son muy discretos y apenas se ven. menos visibles. Gracias a ellos, se puede mantener la estética bucal y facial durante el procedimiento.
  3. Los brackets autoligables se fijan a los alambres mediante unas pequeñas pestañas y no necesitan ligaduras o gomas, lo que consigue reducir el tiempo de tratamiento entre cuatro y seis meses.
  4. La Ortodoncia Invisible, Invisalign, que consiste en unas férulas transparentes o alineadores, que se fabrican a medida para cada paciente, que además de ser más discreto, es mucho más higiene, ya que se pueden extraer.

Deja un comentario