¿Quieres practicar Bondage con tu pareja?

En los últimos años somos muchos los que estamos experimentando con nuestra sexualidad y, para ello, nosotros te proponemos que pongas en práctica el Bondage con tu pareja de una forma fácil y segura. En este sentido, algunos de los nudos más básicos para disfrutar en casa pasan por:

En los últimos años somos muchos los que estamos experimentando con nuestra sexualidad y, para ello, nosotros te proponemos que pongas en práctica el Bondage con tu pareja de una forma fácil y segura. En este sentido, algunos de los nudos más básicos para disfrutar en casa pasan por:

  • Nudo espiral. El nudo espiral es uno de los mejores nudos Bondage para principiantes. Es un nudo muy fácil de hacer y con el que tu pareja no podrá desatarse solamente con estirar, por eso, puedes hacer este nudo en su mano sin necesidad de atar al cabezal de la cama o a cualquier otro espacio. Con este nudo podemos inmovilizar una o dos manos y, también, se puede usar para los tobillos. Es el nudo más sencillo y eficaz que existe y, por eso, es uno de los favoritos entre las personas que comienzan con esta práctica.
  • Nudo mariposa. También es ideal para las muñecas o los tobillos y no necesitará que se ate a ningún extremo (ni cabezal, ni mueble, ni pata de la cama, etc.). Por tanto, es muy fácil y práctico de llevar a cabo y es perfecto para los principiantes porque no aprieta demasiado y evita la sensación de agobio que puede causar al principio. Este tipo de nudo Bondage hará que tu pareja se quede con los brazos atados en la espalda, como si sus brazos fueran alas de mariposa (de ahí el nombre). Las piernas las podrá seguir usando, podrá caminar y ponerse de pie, pero tendrá inmovilizadas las manos y los brazos.
  • Nudo esposas. Otro de los nudos Bondage para principiantes es este tipo que es muy popular y conocido. Y es que se trata de hacer un tipo de nudo que haga inmovilice las manos y brazos igual que lo hacen las esposas. Es un nudo que aporta mucho juego y que nos permitirá dar rienda libre a nuestra imaginación para pasarlo de vicio en la cama. Con este nudo podrás atar las dos manos en el mismo momento y, si lo prefieres, también puedes inmovilizar las piernas atando los tobillos. También puedes hacer que tu pareja quede totalmente inmovilizada si atas los nudos a otro espacio (cabezal de la cama, mueble, etc.) pero no es necesario.
  • Nudo presilla. Este nudo es uno de los más fáciles de hacer, por lo que es ideal si eres principiante en el mundo del Bondage. Este nudo se caracteriza porque siempre debe estar atado a algún elemento externo y, además, es muy sencillo de deshacer. Con este nudo se suelen atar las manos o los tobillos y, lo más común, es que se cree la figura de la X o la estrella en la cama, es decir, la pareja está totalmente atada de manos y pies en forma de X. Es una de las prácticas de Bondage más conocidas y que más han aparecido en series y películas.
  • Nudo ballestrinque. Este es otro nudo para principiantes de los más recomendados y es conocido como el del ballestrinque. Es un nudo sencillo pero que nos permite una mejor sujeción y una gran firmeza. Puedes usarlo para atar las muñecas o los tobillos y, gracias a este nudo, conseguirás una experiencia muy intensa y una gran inmovilización.

¿De qué material deben ser las cuerdas para practicar Bondage?

Algo que a priori puede parecer trivial como el material de las cuerdas, se vuelve algo importante si lo enfocamos en materia de seguridad, higiene y preferencias. En este sentido, en la actualidad puedes encontrar las cuerdas en los siguientes materiales:

  • Cáñamo. Si pensamos en Shibari, el arte samurai Bondage por excelencia, lo primero que se nos viene a la mente son las cuerdas de cáñamo en bruto para realizar las ataduras, y de hecho se ha extendido como la cuerda ‘original’, pero nada más lejos de la realidad: la cuerda original que se utiliza en Japón es el yute, del que hablamos a continuación. En cuanto al cáñamo, sí que es cierto que es menos resistente. Pero, ¿por qué los puristas de Shibari se decantan por esta cuerda? Al parecer la rugosidad, el aspecto crudo y hasta el olor forman parte del imaginario que excita a los amantes de esta técnica.
  • El yute es el material que se utiliza originalmente en Japón y cuenta con algunas ventajas como una mayor resistencia y un menor coste.
  • Fibras sintéticas. Las fibras sintéticas están hechas principalmente de plástico y se han extendido como una opción popular en Occidente debido a su suavidad y facilidad de lavado, así como resistencia.
  • Cáñamo sintético. Una variante interesante del cáñamo original es el sintético, que es idéntico en aspecto, pero es más ligero, resistente y no necesita tantos cuidados como el original.
  • La cuerda más extendida para Bondage en Occidente en el nylon de 8mm, es resistente, suave y se lava bien. Aunque no es recomendable para suspensiones. En este sentido, si queréis poner en práctica con vuestra pareja el noble arte de las ataduras, nosotros os recomendamos que lo hagáis con la mayor de las seguridades y, para ello, nada mejor que contar con la ayuda de Cuerdas Valero, quien ofrece a sus clientes las mejores cuerdas en diferentes materiales y, además de usarlas para Bondage, también nos las ofrecen para otros muchos usos, pero siempre con la mayor de las garantías en seguridad e higiene.
  • Algodón trenzado. Una de las opciones más populares: el algodón trenzado de 8-10mm. Es un material con buena plasticidad para que los nudos no se corran, así como su acabado suave evita las quemaduras. Sin embargo, no es muy resistente, por lo que no sirve para suspensiones.
  • Cuerdas de escalada. Las cuerdas de escalada son caras y puedes encontrar otras opciones mejores y más atractivas.
  • Cuerda para suspensiones. Solo si cuentas con un nivel avanzado puedes llevar a cabo las suspensiones, que se pueden materializar con una cuerda como la driza trenzada de polipropileno.

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir LinkedIn
Compartir en Pinterest

Nuestras redes

Mas comentados

Categorías