Lo que nunca debes hacer en un hotel de cinco estrellas

Lo que nunca debes hacer en un hotel de cinco estrellas

El visitar un hotel de cinco estrellas es un lujo que todos tenemos que vivir durante alguna vez en nuestra vida. Ahora bien, cuando estamos allí hay que saber una serie de recomendaciones para no quedar como un Paco Martínez Soria en la ciudad no es para mí. El primer contacto es importante así que toma nota.

Cruza la puerta con naturalidad, si hay portero, un “hola” en el idioma local y una sonrisa tranquila son lo esperado. En este punto ayuda haber visto mucho cine clásico, el territorio de toda big entrance. Estás dentro, ahora pasas a ser uno más. El conserje se va a ocupar de tu equipaje. Así no tendrás que arrastrar la maleta, es una de las ventajas del lujo, siempre grácil y leve. Te acompañarán a la habitación que sea, por eso, si tienes dudas aprovecha para preguntar todas las dudas que tengas. Así te ahorrarás llamadas por teléfono o tener que bajar a recepción.

Las nuevas tecnologías han llegado a saco a los hoteles. A mayor número de estrellas, más complicada. Prepárate porque el panel de control de las luces de la habitación puede parecer que estás guiando un avión. Juega con él hasta que lo entiendas. Ten paciencia para entender el menú de la televisión, porque tendrás cientos de canales, pero ojo, que alguno puede ser de pago. Tú tienes que buscar la palabra Complimentary, ya que todo lo que aparece bajo este nombre es gratuito. Hablamos de agua, bombones, wifi, limpieza de zapatos, la prensa…En algunos hoteles los de la cadena de hoteles 5 estrellas en España Mercer Hoteles un hasta tienes una cafetera Nespresso y tetera, con selección de cafés y tes gratuita.

Ahora bien, una recomendación, no peces de ansioso. Es cierto que todos soñamos con tener la posibilidad de arrasar en un minibar del hotel, pero hay que saber comportarse. Y por cierto, pidas lo que pidas, un hotel de lujo moverá cielo y tierra para conseguírtelo, pero de verdad, que no te creas una estrella de rock para pedir todo tipo de excentricidades.

Por cierto, siempre que te encuentres a algún miembro del equipo del hotel, en los pasillos, en el hall o en cualquier lugar, salúdalo. Es un trabajador que seguro que lo agradece. Un simple saludo puede mejorar su día y el tuyo, y el trato que tengas con ellos revertirá en tu beneficio.

No molestar

No se te olvide ‘el no molestar’. Los hoteles de lujo prestan mucha atención al cuidado de los clientes y a que no les falte de nada en su habitación. Por ello, pasan varias veces al día a limpiar, recoger y reponer lo que sea necesario. Así que tendrás que estar atento a dejar el famoso cartel de ‘no molestar’, porque recuerda que los empleados no tienen dones de adivino como si fueran el maestro Joao.

El tema de propinas merece un apartado aparte. Va a depender de muchas cosas. Aprende cuánto está el cambio y la costumbre local. La cifra suele oscilar entre el 10% y el 15%. En Japón no se espera, pero en Estados Unidos sí, y se espera con mucha intensidad, porque forma parte de su salario.

Qué tiene que tener un hotel de cinco estrellas

Por último, te ofrecemos una serie de cosas que tienen que tener los hoteles de cinco estrellas para pertenecer a este privilegiado grupo: Habitación doble de 17 metros cuadrados mínimo, habitación individual de 10 metros cuadrados mínimo, cuarto de baño (baño y ducha) de 5 metros cuadrados mínimo, teléfono en habitación, calefacción, aire acondicionado en habitación, ascensor, bar y caja fuerte en habitación. Luego dependiendo de la comunidad autónoma donde estés, puede incluir otros aspectos o no. Castilla y León, por ejemplo, añade a las estrellas otras figuras como “Hotel Familiar”, “de Salud”, etc. Por supuesto, debe contar con accesos y demás dependencias con facilidades para el uso de personas con discapacidad. En caso de establecimientos que no cuenten con estas facilidades, deben contar con personal entrenado que permita dar el servicio.

Recuerda que en estos lugares, el más es más, sobre todo en sonrisas y discreción. Compórtate con prudencia y calma para que tu estancia en un hotel de lujo sea lo más agradable posible. Con estos consejos esperemos que si acudes a un hotel de cinco estrellas, sepas comportarte y no hagas un Paco Martínez Soria y readaptes la película a los hoteles de lujo no son para mí.

Deja un comentario