El turismo rural, un modelo que ya se encontraba al alza antes del coronavirus

El turismo rural, un modelo que ya se encontraba al alza antes del coronavirus

El turismo ha sido siempre un baluarte para una economía con las características de la española. Y no es para menos. Nuestro país tiene todos los elementos para triunfar en este sentido: tiene una ubicación geográfica exquisita debido a que la temperatura y las costas son envidiables, tenemos una Historia que para sí la quisieran muchos países, unos personajes históricos en artes como la música, la literatura o la arquitectura que son una referencia mundial y unas montañas que, incluso, son referencia entre los alpinistas más experimentados del mundo. No cabe la menor duda de que, con estos mimbres, España bien merece ser visitada.

Hay algo que no hemos mencionado en ese primer párrafo pero que merece un hueco cuando hablamos del panorama nacional del turismo. Es el llamado turismo rural, que también es una referencia entre nuestras tierras. Hay muchas zonas en las que el turismo rural es una verdadera delicia. Y es que lugares como Albarracín, los pueblos negros de Guadalajara, la comarca de El Bierzo, la sierra de Gata merecen ser considerados como varios de los lugares más interesantes en lo que tiene que ver con el turismo nacional, más allá de otros sitios que cuenten con la ventaja que siempre otorga estar situados cerca de la costa.

El turismo rural presenta cifras que van al alza en España y que, desde luego, también merecen un reconocimiento. El portal web Statista se hacía eco de alguna de ellas, como por ejemplo que el número de turistas nacionales en lo que respecta a las zonas rurales es de 3’5 millones de personas, mientras que el número de turistas internacionales para estas zonas es de 888.000 personas. Además, el número de pernoctaciones en lo que tiene que ver con este modelo de turismo fue, a lo largo de todo el año pasado, de 11’7 millones.

Otro artículo, en este caso publicado en el portal web Hosteltur, aseguraba que, en un país como el nuestro, se había roto la barrera de los 70.000 millones de euros de beneficio, algo que implica una gran cantidad de ventajas para el sector y que, desde luego, deja claro que estamos en la senda correcta. Además, la noticia apunta que el crecimiento en el sector durante los meses de enero a octubre del año 2019 fue del 3’2%. Se trata de una cifra ilusionante y que abre las puertas a considerar este modelo de turismo como uno de los más importantes de nuestro geografía.

El turismo rural sigue ganando enteros en lo que respecta al panorama turístico nacional. Y no solo tenemos que ‘culpar’ de eso al coronavirus, que sí que es verdad que ha tenido una influencia importante. El turismo rural ha crecido gracias a méritos propios y la tendencia que se espera de cara al futuro es que lo siga haciendo a un ritmo todavía más acelerado que el actual. Es lo que nos han dicho desde Ruralzoom en una charla reciente.

Nos ha costado… pero ya vemos en el turismo rural una vía de escape real para nuestra rutina

Hasta hace no demasiado tiempo, no veíamos en el turismo rural como una alternativa realmente interesante para disfrutar de nuestras vacaciones. Todos y todas solíamos pensar en la playa, el sol o alguna potente ciudad extranjera como el destino ideal para disfrutar de nuestros días de libertad. Pero, poco a poco, la verdad es que la tendencia ha ido cambiando y que todo lo que suena a rural ahora parece otra cosa. La tranquilidad de este tipo de zonas, unida a su belleza natural, es lo que explica este cambio.

Además, la posibilidad de viajar de pueblo en pueblo con la casa a cuestas (autocaravana, camper, tienda de campaña…) nos ofrece una ventaja económica a la par que una libertad de movimiento espectacular sabiendo, además, que no tenemos por qué compartir espacios con personas ajenas a nuestro núcleo familiar. Caravanas Cruz, la conocida empresa de alquiler y venta de caravanas, segura que ya el verano pasado se notó un incremento en el interés por este tipo de turismo y esperan que este año, si el Covid lo permite, puedan aumentar aún más sus beneficios.

La verdad es que todas aquellas personas que pueden comparar los dos modelos de turismo, el de sol y playa y el rural, tienen los mejores elementos de juicio para valorar qué es mejor. Ni que decir tiene que ambas cuestiones tienen elementos positivos y que hay que probarlo todo en esta vida. Pero son muchas las personas que, pudiendo hacer esa valoración, se quedan con la visita a la zona rural. A nosotros, desde luego, no nos extraña dicha elección. Y es que, en ocasiones, vale más la tranquilidad que un mojito en una playa.

La tendencia, como decíamos más arriba, va a seguir creciendo de cara a los próximos años. Y más ahora que ha crecido el volumen de gente que ha apostado por el turismo rural y que ha conocido, de primera mano, los beneficios de viajar hasta alguna de las múltiples zonas rurales que nuestro país tiene para ofrecer. Los viajes así ya se estaban convirtiendo en una tendencia muy a tener en cuenta antes de la pandemia y está claro que, aunque ésta no hubiera llegado, la evolución constante del sector habría sido imparable igualmente.

Deja una respuesta